Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de cookies

Samsung Pay ya está disponible en España: así funciona

Samsung Pay, el servicio de pagos móviles de la compañía coreana, ya está disponible en España para los clientes de Caixabank e Imaginabank.

Tal como anunció la compañía, Samsung Pay ya está disponible en España, y a pesar de que de momento solo es compatible con el sistema de pagos de una entidad bancaria, es un primer paso muy interesante que pone a España en uno de los primeros lugares dentro de la hoja de ruta de la compañía para el desembarco de sus sistema de pagos en el mundo.

Samsung Pay ya está disponible en España: así funciona

Samsung Pay está disponible en España para todos los clientes de Samsung y de CaixaBank (e Imaginabank), siempre y cuando dispongan de uno de los terminales de gama alta más reciente de la compañía, como el Galaxy S7 edge, Galaxy S7, Galaxy S6 edge+, Galaxy S6 edge y Galaxy S6, aunque llegará a más terminales durante el tercer y cuarto trimestre del año en curso.

No obstante, como bien apunta la compañía, Samsung Pay, además de que es necesario ser cliente de alguna de las entidades colaboradoras (a las que se irán sumando otras como Sabadell en las próximas semanas), solo es compatible con tarjetas VISA y MasterCard, pero funciona en todos los establecimientos compatibles con pagos NFC.

De momento solo es compatible con Caixabank e Imaginabank

El servicio funciona sin cobertura en el terminal, y nuestros datos bancarios están totalmente a salvo gracias a que Samsung Pay protege tus pagos con tres capas de seguridad: datos de la tarjeta se almacenan cifrados y nunca se comparten con el establecimiento, y se puede desactivar Samsung Pay de forma remota al instante.

Su funcionamiento, como viene siendo habitual en es tipo de servicios, permite simplificar al máximo los pagos y es tan sencillo como pasar una tarjeta NFC por el datáfono: deslizar el dedo y elegir la tarjeta que queremos usar, autorizar el pago por huella dactilar o pin y acercar el termina al datáfono NFC. Listo. Más fácil imposible.

Fuente: Hipertextual.com

Si quieres convertir tu proyecto en un caso de éxito
siéntate con nosotros y...