Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de cookies

La piel electrónica que convierte nuestra mano en una pantalla LED

Investigadores de la Universidad de Tokyo han creado una piel electrónica que permite implementar pantallas en la mano.

Los wearables de la actualidad apuntan a un futuro en el que nuestro propio cuerpo se convierta en una gran interfaz para controlar nuestra vida digital.

Aún queda mucho para eso, y por el momento tendremos que seguir llevando los “cacharros” en el bolsillo o enganchados a la ropa, pero conforme la tecnología avanza y se vuelven cada vez más diminutos, cabe la posibilidad de llevarlos literalmente encima, en nuestro cuerpo.

Una piel electrónica que parece un tatuaje

El estudio de científicos de la Universidad de Tokyo ha buscado los límites de la tecnología actual, y han llegado al punto en el que es posible montar una pantalla en nuestra piel y que parezca que es un tatuaje de luz.

El estudio de científicos de la Universidad de Tokyo ha buscado los límites de la tecnología actual, y han llegado al punto en el que es posible montar una pantalla en nuestra piel y que parezca que es un tatuaje de luz.

Para ello han desarrollado una piel optoelectrónica de apenas unos 3 micrómetros de grosor, compuesta por LEDs de polímeros luminiscentes y fotodetectores orgánicos, que funciona como cualquier pantalla LED, capaz de mostrar números o letras.

Las fotos compartidas muestran la piel colocada sobre la mano, pero es tan flexible y fina que puede ponerse en cualquier parte del cuerpo, resistiendo cientos de arrugas y estiramientos sin romperse. Por eso es capaz de funcionar durante varios días seguidos, mucho más de lo que consiguieron anteriores proyectos.

Sin embargo, aún tiene sus limitaciones. Para proteger los LEDs, desarrollaron una película protectora que se coloca encima de la piel electrónica y que mantiene a raya al oxígeno y al vapor de agua para evitar que los componentes se oxiden. Por eso en las fotos parece que han puesto plástico para envolver el bocata.

La piel electrónica que convierte nuestra mano en una pantalla LED

Además, necesita energía eléctrica de algún sitio para funcionar, y por eso esta prueba de concepto está unida a electrodos, aunque en el futuro tal vez sería posible que este tipo de hardware funcione con la energía que produce nuestro propio cuerpo.

Por el momento el dispositivo muestra los niveles de oxígeno en sangre, pero también podría servir para mostrar información relacionada con apps de fitness, o diagramas para trabajadores, aseguran sus creadores.

Fuente: Omicrono

Si quieres convertir tu proyecto en un caso de éxito
siéntate con nosotros y...