Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de cookies

LG 'G Flex', el teléfono que se traga los arañazos

Los surcoreanos aprietan el acelerador con un terminal que asegura 'autorreparar' los pequeños rayones de la parte trasera y que vuelve a su forma original tras aguantar el peso de una persona



Las elegantes -y muy a menudo delicadas- cubiertas traseras de los 'smartphones' pueden acabar siendo un improvisado lienzo que recoja una amalgama de arañazos, rayones y golpes con el paso de las semanas y los meses. Más de uno se ha llevado las manos a la cabeza y ha soltado sapos y culebras por la boca viendo como su inmaculado terminal se afeaba por una marca al poco de estrenarse. Ayer, el fabricante LG sacó músculo y salpicó internet con un vídeo del 'G Flex', su primer terminal curvo, en el que presumían de una innovadora virtud: la carcasa trasera de este teléfono se 'autorrepara'.

Los surcoreanos han maltratado literalmente su terminal en el clip. Lo han sometido al juicio de un pincel de cerdas metálicas. En la imagen se puede percibir como las idas y venidas de la herramientas van erosionando la superficie del teléfono, mucho menos visibles en el caso del modelo de LG, que sigue la línea del novedoso botón trasero que han incluido en el 'Optimus G2', que se ha convertido en el santo y seña de este modelo. Y al cabo de tres minutos, las muescas de esta prueba desaparecen por completo. Parcos en palabras, los de la factoría asiática se limitan a decir que esto es posible gracias a 'Self Healing', un material que tiene virtudes ultraflexibles, capaz de absorber estas pequeñas incidencias. En el propio avisan que la disolución de las 'lesiones' más graves puede ser limitada

Pero no es la única prueba a la que someten al 'G Flex'. Una pesa de 16 kilos, otra de 36 y un par de posaderas también ponen a prueba su resistencia ante uno de los problemas más cotidianos: que alguien se siente encima del terminal. En este caso el teléfono, pierde por unos segundos su forma curva debido a la presión pero recupera su silueta rápidamente, en apenas unos instantes. La noticia caló rápidamente en los mentideros especializados que se muestran expectantes por recibir alguna novedad más por parte de LG, que vive un momento dulce. Tras su arriesgada y fallida apuesta por los terminales con imagen en 3D, los del paralelo 33 han iniciado un 'sorpasso' que le ha vuelto a reenganchar a los primeros puestos del mundial de constructores móviles gracias en parte al éxito cosechado con el Nexus 4 (el Nexus 5, elaborado en colaboración con Google, también ha recibido la bendición de la crítica).

LG 'G Flex', el teléfono que se traga los arañazos

Fuente

Si quieres convertir tu proyecto en un caso de éxito
siéntate con nosotros y...