Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de cookies

¿Esclavos de Google o dueños de nuestra creatividad?

Es algo que me pregunto desde hace unos años. Los buscadores mejoran cada día y vivimos como esclavos acatando sus ordenes (SEO) o intentando esquivarlas (Black Hat SEO). Lo que ayer valía ya no sirve de nada, y lo que ahora sirve mañana será basura de la red.

Google

¿Qué hacer entonces?

Escribimos para las personas y las personas buscan en buscadores, no nos queda otra que mirar que buscan para que puedan encontrarnos. En definitiva, volvemos a caer en lo mismo: trabajamos para los buscadores.

Recuerdo que hace unos años se aconsejaba escribir artículos de 200 palabras; ahora ya vamos por las más de 2000. También recuerdo la época dorada de los intercambios de enlaces (no veas cómo se posicionaba así). Lo que antes era “bueno” o mejor dicho, no controlado, ahora nos afecta negativamente en algunas ocasiones.

Hacia el mundo de la “humanización”

Últimamente se tienen más en cuenta, o se intenta hacer creer, las redes sociales y el comportamiento de los usuarios. Se controlan las reacciones del uso que hacen de nuestro contenido y se miden, entre muchos otros factores. A raíz de eso nuestras páginas alcanzan una posición determinada del buscador. Pero por mucho que digan, los enlaces siguen siendo los protagonistas por goleada; que se lo pregunten a cualquier buen SEO.

Cuando Google aprenda a pensar

El algoritmo de Google sigue en pañales, por mucho que se intente decir lo contrario. La inteligencia artificial sigue sin existir (al menos de cara al público) ¿O acaso pensáis que a Google le gusta que la gente le siga colando contenido poco relevante? Lo dudo. De ahí tanta actualización. Aunque está claro que también les beneficia y que se preocupan más por el SEM (al ser más lucrativo). Casi todos lo haríamos mientras esperamos que la tecnología siga avanzando.

¿Qué futuro nos espera? ¿Qué pasará cuando el algoritmo de Google sea el mejor SEO en la faz de la tierra y sepa pensar? Que si ahora somos esclavos, luego no me lo quiero ni imaginar… Nadie podrá engañarle. Y ahí será cuando las personas si tengan el 100% de peso real en las búsquedas; no como ahora.

Admiración por Google

“¿Dices lo de antes y ahora me vas a contar que lo admiras?” Por supuesto, y explicaré por qué (aparte de que ya dije que trabajaré allí algún día, o no; le preguntaremos al tiempo). Google es una empresa, y como empresa debe obtener un beneficio. Pero por lo que veo, aparte de preocuparse por tener en sus filas a personas con talento y ayudarles a desarrollarlo, apuesta por la creatividad; por hacer un mundo mejor e innovar (basta solo con ver las preguntas que hacen en sus entrevistas de trabajo). Y sinceramente, me siento identificado con esa forma de pensar. Por eso, y no necesito preguntar a nadie por muy alto secreto que sea, seguro que están inmersos en conseguir dotar de inteligencia (más allá de la programación) a su algoritmo. Lo necesitan.

Los resultados de búsqueda siguen sin ser precisos

Así de claro lo digo. Por mucho que actualmente se esté focalizando todo en el comportamiento de las personas (¿se da por entendido que todos vamos a entender un contenido por igual?). Estoy seguro de que hay muchas páginas con un contenido exquisito (de cualquier temática) y que incluso a lo mejor no están ni dentro de las primeras páginas de resultados de búsqueda. Digamos que hasta que salga otra cosa es el paso que se ha querido dar para conseguir algo más “preciso”, pero todo sigue tan impreciso o “controlable” como el primer día.

¿Dónde ha ido a parar nuestra creatividad?

Me atrevería a decir que la imaginación se está agotando o que la gente está demasiado inmersa en seguir un patrón establecido que funciona para ir a lo seguro. Un claro ejemplo lo vemos en el cine; casi todo son remakes de las mismas películas. Si tomamos a Pixar como ejemplo, veremos que casi todos los títulos que nos esperan son segundas o terceras partes. Y que incluso el guión de su nueva película “El viaje de Arlo” se reescribió por completo.

En Internet también lo veo desde hace años, muchos blogs parecen cortados por el mismo patrón, aunque es cierto que alguna que otra sorpresa te llevas. Pero casi todo está hecho y pensado para ser posicionado. Y considero que hay cosas que el SEO no puede contar. ¿Hasta que punto debemos depender únicamente del SEO?

Conclusión

¿Escribimos para el buscador o somos creativos y aportamos valor de verdad? Es un dilema importante. Si solo escribimos para el buscador algún día ese contenido no valdrá de nada. Por el contrario, si somos creativos, contamos lo que queremos decir (pasamos de buscar keys, por ejemplo) y no nos cortamos las alas, igual no nos lee ni el tato. Creo que en el término medio está la respuesta; pero siempre sin dejar de ser uno mismo.

Fuente: Enriquefbrull

Si quieres convertir tu proyecto en un caso de éxito
siéntate con nosotros y...