Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una experiencia transparente y cómoda a la hora de navegar por nuestra página web. Al utilizar nuestra página web acepta el uso de cookies; puede obtener más información sobre las cookies y su uso en nuestra web en la sección de Política de cookies

El páncreas biónico y la revolución de los trasplantes de órganos

Este páncreas biónico podría ser el mejor órgano artificial creado hasta la fecha.

Puede que desde hoy estemos aún más cerca de reemplazar nuestros propios órganos por sistemas electrónicos. Por muy a ciencia ficción que siga sonando, nuevos materiales como los hidrogeles o técnicas de síntesis como la impresión 3D nos acercan poco a poco a esa realidad.

Durante este año hemos leído sobre el primer trasplante de cara, de cabeza e incluso de pene. Pero este páncreas biónico puede ser toda una revolución en trasplantes.

La viabilidad actual de un páncreas biónico

Hablamos de la revolución en trasplantes, porque reemplazar un páncreas por este modelo biónico desarrollado por la Boston University, podría abrir las puertas a una serie de órganos biónicos mejor adaptados al organismo. Y es que si bien llevamos muchos años trasplantando órganos tan sensibles como el corazón, el verdadero desafío llega tras la misma operación, en esos curiales meses en los que el organismo y el sistema electrónico deben sincronizarse a la perfección en el día a día.

Transplantes bionicos

A día de hoy, solo uno de los tres pacientes que han recibido un corazón biónico ha conseguido sobrevivir al reemplazo. La respuesta a la pregunta sobre si los órganos biónicos algún día serán una tecnología definitiva, es difícil de responder, sobretodo si tenemos en cuenta las increíbles avances en regeneración celular que se llevan a cabo actualmente gracias a los tratamientos con células madre.

Órganos biónicos para astronautas

Si los científicos e ingenieros detrás de este páncreas biónico consiguen finalmente la aprobación de organismos como la FDA, podrían abrirse nuevas vías para reconstruir nuestro propio cuerpo. De hecho, la NASA ha llegado a plantearse la posibilidad de reemplazar varios de los órganos de los futuros tripulantes de misiones de larga estancia en el espacio, con idea de reducir el impacto que tiene sobre el organismo humano factores como la falta de gravedad.

Fuente: Omicrono

Si quieres convertir tu proyecto en un caso de éxito
siéntate con nosotros y...